Canto de Armónicos (3)

XXXLimagenAunque la música occidental ha dedicado cientos de años a desarrollar la melodía, la armonía, el ritmo, el tono y otros aspectos de la estructura musical, la única cosa que se ha descuidado es el “color” o armónico del sonido. Una forma musical que utiliza principalmente el color o timbre del sonido, suena extraño para nosotros, y requiere una reeducación de nuestro oído y de nuestra capacidad de apreciación musical.
Lo extraño es que nuestro cerebro en realidad está respondiendo a armónicos todo el tiempo, y se afina de muchas maneras a las relaciones de la escala de armónicos. Simplemente hemos olvidado en un nivel consciente lo que sabemos en un nivel subliminal, subconsciente. La mayoría, al oír armónicos por primera vez, experimenta un sentimiento extraño de la familiaridad, como si hubieran oído estos sonidos anteriormente.

Se ha descubierto que el canto de armónicos tiene muchas aplicaciones terapéuticas. Tal vez la más obvia de éstas es la hipnosis, un efecto parecido al trance que tienen ambos, el oyente y el ejecutante. Este efecto, esencialmente una forma de meditación profunda, alivia el estrés, equilibra y limpia los chakras (los centros de energía del cuerpo), y crea un sentimiento de ligereza y bienestar.

El sonido de los armónicos ayuda a equilibrar los dos hemisferios del cerebro, pues implica tanto a la parte lógica, resonando en el cerebro izquierdo, debido a las proporciones matemáticamente precisas de la escala de armónicos, como al cerebro derecho creativo e intuitivo a través de la expresión musical posible, una vez que uno se convierte en lo suficientemente diestro en la técnica. Esto puede ser responsable en parte de su atractivo para un porcentaje más grande de hombres que de mujeres. Las mujeres tienen por lo general mejor equilibrados, neurológica y conceptualmente, sus hemisferios cerebrales que los hombres.

Las relaciones armónicas halladas en la escala de armónicos se encuentran, no de modo sorprendente, en toda la Naturaleza, y reflejan la estructura natural de toda la vida en la Tierra. Los seres humanos no somos ninguna excepción. Otro famoso filósofo y matemático griego, Platón, descubrió que todas las cosas en este planeta están compuestas por cinco ladrillos básicos.

Estas formas, llamadas Sólidos Platónicos, se pueden encontrar en el nivel molecular de todos los objetos animados e inanimados. Esto es lógico, si uno cree en un Creador, ya que los mismos principios de la creación pueden aplicarse para TODA la creación, y somos una parte integral de ello. Al escuchar, o crear armónicos, comenzamos a resonar en armonía con estas vibraciones primordiales de que estamos hechos y que reflejan nuestra propia estructura atómica, molecular y celular.

La mayoría de los seres humanos se sienten como si estuvieran vibrando fuera de la armonía con su entorno, sus prójimos, y lo más importante, fuera de la armonía con cierto aspecto vital de ellos mismos. Cuando nos sentimos fuera de la armonía, muy a menudo sufrimos enfermedades y malestar, que en términos de la Terapia del Sonido puede ser un estado de “disonancia”.

Esto ocurre cuando algunas partes de un organismo están vibrando en una frecuencia diferente o inarmónica del resto, una frecuencia que no está “a tono” con el conjunto. Uno puede comparar esto con un instrumento en una orquesta que está desafinado. Incluso si 99 de 100 instrumentos están afinados, un instrumento mal afinado afecta al conjunto del sonido. Existen muchas razones por las que los seres humanos experimentan esta discordancia y una de ellas es la “templadura” de la escala musical.

Después de todo, música y sonido son una parte esencial de la vida humana, y así ha sido desde tiempos prehistóricos. Es sólo en los últimos 350 años de este período de 50.000 años que la escala musical ha sido “temperada” (es decir, ajustada de modo que todas las notas musicales estén a la misma distancia, incluso las creadas sintéticamente, algo que no sucede en la Naturaleza).

Otros motivos de malestar, para los que la Terapia del Sonido puede ayudar son:
Los increíblemente altos niveles de decibelios a los que estamos expuestos en el mundo moderno, particularmente en las ciudades;
Los sistemas de creencia negativos con que somos programados por nuestros maestros, gobernantes, organizaciones religiosas, propaganda comercial, compañías farmacéuticas y el sistema médico y educativo en su conjunto
Los sistemas de creencia negativos originados con nuestros padres, familia y amigos
Gran consumo de alimentos tóxicos, productos químicos y una falta de nutrición adecuada.

Estas son sólo algunas de las razones por las que podríamos vibrar “desafinados” y experimentar así la mala salud o enfermedad a nivel físico, mental, emocional o espiritual.
El canto de armónicos, cuando se practica con intención, puede servir como una herramienta muy poderosa para una “remodelación” vibracional; en otros términos, un modo de reprogramar nuestros cuerpos físico, mental y emocional con un modelo más armonioso, natural y “afinado”.
La belleza de esta técnica milagrosa es que evita la mente intelectual y va derecha hacia el propio ser esencial sin analizarla antes. (Yo uso el término milagroso del mismo modo que en el libro “Un curso de Milagros”, es decir, si no experimentas milagros diariamente en tu vida, entonces ¡algo no funciona!).

El análisis es un mecanismo de defensa humano antiguo que nos ayuda a tomar decisiones basadas en la experiencia, con el propósito de sobrevivir. Pero, ¿qué sucede cuando nuestra experiencia, y la información con que hemos sido programados está basada en informaciones erróneas? ¿Cómo podemos decir lo que es válido para nosotros o no?

Al concienciarse del canto de armónicos, uno comienza un viaje en las Voces de la Voz y del Sonido dentro del Sonido.

Cuando oigas o practiques el canto de armónicos sabrás si es bueno para ti o no.
Lo sabrás a un nivel mucho más profundo que la deducción analítica.
Lo sentirás resonar profundamente dentro de ti, donde residen otras cualidades humanas primordiales como la intuición, el instinto, el amor incondicional, la compasión y la alegría.
Vibrarás en armonía con la Creación y te sentirás uno con ella. Volverás a casa, sano y salvo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s