L Carnitina

La L-carnitina es un aminoácido sintetizado en el organismo, fundamentalmente en hígado, riñones y cerebro, gracias a la presencia en estos órganos de una enzima
Este compuesto endógeno se forma a partir de dos aminoácidos esenciales, lisina y metionia, y participa como intermediario en muchas reacciones del metabolismo del organismo.
Para la correcta síntesis y aprovechamiento de la L-carnitina en el organismo es necesaria también la presencia de hierro, ácido ascórbico (vitamina C) y vitaminas del grupo B.

La presencia es baja en los alimentos. Los alimentos ricos en L-carnitina son la carne (sobre todo roja), leche y derivados. También algunas fuentes vegetales como la levadura de cerveza, el aguacate, cacahuetes, coliflor y germen de trigo.

La función fundamental de la L-carnitina es la de generar energía para la célula. Es un elemento clave para llevar a cabo la correcta oxidación de los ácidos grasos en la mitocondria, facilitando la síntesis de ATP (adenosintrifosfato).
Cuando se origina un estado carencial de L-carnitina se entorpece el correcto metabolismo de los lípidos. La L-carnitina, actúa, pues, como un vehículo, transportando los ácidos grasos hacia el interior de la célula para que ésta los pueda utilizar para obtener energía y mantener su estructura en buen estado.
De hecho no es cierto que queme las grasas, pero sí que facilite su disponibilidad para ser utilizadas como fuente energética.

Debido al grado de fabricación endógena (por el propio organismo) que presenta, algunos no lo aceptan como aminoácido esencial en la dieta, aunque estudios realizados en la década de los 90 parecen indicar claramente que, en determinados casos, la producción del propio organismo no es suficiente en situaciones de alta demanda energética, y la suplementación en individuos sanos concretos para mantener la homeostasis sería correcta.
Los vegetarianos que ingieren poca L-metionina en la dieta pueden ser beneficiados por un aporte de L-carnitina.

* Medicina cardiovascular
El corazón es un músculo muy solicitado, la L-carnitina es muy importante para su buen funcionamiento.
Los especialistas recomiendan dosis altas de L-carnitina en determinados casos relacionados con la insuficiencia cardíaca, angina de pecho, secuelas de infartos y en las disfunciones del músculo cardíaco. Éste es un empleo farmacológico de la L-carnitina paralelo a su posible interés nutricional que hay que dejar en manos del cardiólogo.
La suplementación con L-carnitina favorece el mecanismo contráctil de las células musculares cardíacas. Ejerce un efecto vasodilatador y antioxidante.
Sendos estudios clínicos realizados en los años 2000 y 2003, han demostrado una actividad favorable en la neuropatía diabética y en sus secuelas cardiovasculares.
* Deporte
Se utiliza como sustancia ergogénica y suplemento nutricional para personas que realizan deporte.
Se ha observado que las personas que realizan deporte y toman un suplemento de L-carnitina aumentan el suministro de energía hacia el músculo, al aumentarse el flujo sanguíneo hacia esa zona. En 2002 se publicó un estudio de Volek, Kraemer, Rubin et altr. en el que se observaba una mejor recuperación a las flexiones musculares de las piernas tras la toma de L-carnitina.
* Pérdida de peso
La L-carnitina favorece la movilización de los depósitos de grasa para utilizarlos como fuente de energía para nuestras células. Una suplementación de L-carnitina, juntamente con el seguimiento de una dieta personalizada y baja en calorías, favorece la pérdida de grasa corporal en aquellas personas que lo requieran.
* Colesterol y triglicéridos
El suplemento de L-carnitina se ha utilizado para mejorar las dislipidemias. Actúa como cofactor en la oxigenación de los ácidos grasos de cadena larga, aumentando la utilización de los triglicéridos para el abastecimiento de energía.
Un estudio de los doctores P. Davini y otros, publicado en 1992, se refería a estos parámetros.
* Diálisis renal
Las personas sometidas a diálisis pueden presentar carencias muy evidentes de L-carnitina.
* Hipertiroidismo
Los hipertiroideos, según un estudio preliminar realizado en 2001 en una de las principales revistas de endocrinología y realizado en un muestreo de 50 mujeres, se beneficiarían de una ingesta suplementaria de L-carnitina.
* Fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica
Se estudia su empleo en estos trastornos; en 1997 apareció un articulo en la revista Neuropsychobiology sobre este tema.

Dosis y efectos adversos

No existen valores determinados de ingesta diaria recomendada (IDR).
El aporte alimentario se sitúa entre 50 y 200 mg diarios.
La mayoría de suplementos nutricionales del mercado aportan dosis de entre 300 mg y 1000 mg.
La L-carnitina no tiene toxicidad apreciable. Existen estudios médicos que utilizan dosis entre 2 y 6g/día de L-carnitina en períodos de diez días a diez semanas. Es importante asesorarse por un especialista.
También dependerá la dosis real de los diferentes productos comerciales que se encuentran en el mercado, dado que la L-carnitina se presenta en diversas formas con diferente riqueza: clorhidrato, fumarato, base, tartrato, etc.
La presentación en cápsulas no es adecuada salvo que el fabricante indique una determinada protección o recubrimiento, puesto que se oxida con mucha facilidad.
Se debe preferir la presentación en ampollas bebibles.
La ingesta de cantidades altas puede presentar algún efecto secundario, como olor corporal o molestias digestivas.
Se recomienda vigilancia especial en personas con tratamiento anticoagulante de Sintrom y epilepsia.

separador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s