Alimentos funcionales – 1

Hace poco que me he tropezado con el termino alimentos funcionales
En si la palabra no dice nada, por lo que deduzco que su creación debe de partir de alguna reunión de empleados de marketing, que junto con los publicistas , son los mas dados a retorcer las palabras hasta que estas expresan lo contrario de lo que quieren decir. (Creo que ya me he rallado !)

Bueno, en fin, es lo mismo que todos ya conocemos , como alimentos enriquecidos o con añadidos
Creo que el termino funcional no le encaja bien, pues según la RAE , funcional en su acepción 4 : Perteneciente o relativo a las funciones biológicas o psíquicas. Recuperación funcional, en eso cualquier alimento , sea el que sea, actúa siempre, bien o mal
Aquí quizás se ha querido colar la acepción 3 de la palabra: Dicho de una obra o de una técnica: Eficazmente adecuada a sus fines

Claro que previamente habría que definir que fines, pues parece que se sobreentiende que los niños españoles , por ejemplo, están infraalimentados, padecen de enanismo, y van retrasados en la escuela, por eso hay que añadirle a su dieta diaria , en la leche de todo, vitaminas para que crezcan, calcio para sus endebles huesecillos, y sales minerales para que procesen sus ideas, y por eso los niños tienen que comer todo ‘con’

La verdad es que la juventud actual, esta generalmente sobrada de todo (también de peso) y que si eso es producto de los alimentos funcionales habría que regularlo de alguna manera

En realidad estos alimentos todos los conocemos desde hace tiempo porque van en cajas que se etiquetan bien visiblemente con que palabras adicionales como: Con minerales, vitaminas, antioxidantes… añadidos, etc.

“Ayuda a regular el nivel de colesterol”, “facilita el tránsito intestinal”, “fortalece los huesos”… Estos atractivos mensajes son moneda corriente en las estanterías de los supermercados.

Se presupone que puede tener efectos saludables sobre el organismo, con sus minerales, las vitaminas, los antioxidantes, los aminoácidos, los ácidos grasos, la fibra, etc.

El caso es que de momento la legislación española no exige a los fabricantes que demuestren científicamente estos supuestos efectos beneficiosos sobre la salud.

Asi es como se oye cada afirmación categórica que deja lleno de pasmo

Así, habrá que esperar aún al desarrollo de una propuesta europea de Reglamento sobre los Alimentos Enriquecidos (aprobada en mayo) que, junto con el Reglamento de Alegaciones, definirá el marco regulatorio de los alimentos funcionales.

Mientras tanto la OCU analiza periódicamente por usted la composición de algunos de estos productos alimenticios funcionales: lácteos con fibra, zumos de fruta con leche, huevos con ácidos grasos de pescado… y ha encontrado que en bastantes casos el aporte de compuestos funcionales es mínimo, o bien sus efectos son, simplemente, exagerados.

De todo lo anterior se desprende que la única manera de garantizar que el aporte de nutrientes sea el adecuado para nuestro organismo es mantener una dieta variada y equilibrada en la que tengan cabida todo tipo de alimentos. De este modo tendrá la certeza de estar consumiendo minerales, antioxidantes, fibra o vitaminas, de forma natural y en cantidades considerablemente más notables.

XXXLimagenAlimentos funcionales

separador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s