Alimentos funcionales, la fantasia desatadas del publicista

XXXLimagenQue los alimentos mejorados ayudan en la alimentacion y la salud nadie lo duda, lo que si es discutible es si lo hacen en la medida que afirman en su publicidad

Tomemos un ejemplo clasico : Vive Soy, de Pascual

Ingrediente funcional: soja, en concreto semillas de soja en una proporción del 23% del producto (con un 36,8% de riqueza en proteína).

Lo que anuncia la publicidad del envase: “Excepcionales beneficios de la soja”.

Tradicionalmente los alimentos con soja añadida se han comercializado como productos dietéticos, pero ahora se pueden encontrar también en los supermercados como un alimento más. Se trata de productos de consumo habitual, sobre todo zumos y lácteos, enriquecidos con proteína de soja.

La fama de la soja se debe a que tiene un elevado contenido en fitoestrógenos, en particular isoflavonas. Estas sustancias, con probadas propiedades antioxidantes, tienen una acción preventiva en enfermedades cardiovasculares y en los trastornos de la menopausia. Además, la proteína de la soja, comparada con las demás proteínas de origen vegetal, es de mayor valor biológico, pues aporta todos los aminoácidos necesarios para el organismo.

Según los estudios realizados por la FDA americana (la agencia que analiza los fármacos y los alimentos), una dieta diaria que contenga 25 gramos de proteína de soja reduce los riesgos cardiovasculares, siempre que sea también baja en grasas saturadas, sodio y colesterol.

Conclusión: La mayoría de los productos enriquecidos con soja que pueden encontrarse en un supermercado tienen un escasísimo contenido de este ingrediente.

Sin embargo, Vive Soy, al tratarse de una bebida preparada a base de soja, contiene una cantidad apreciable de proteína de soja: 4,78 g en 100 ml. Dado que un vaso de 200 ml de este producto tiene 9,56 g de esta proteína, habría que tomar dos vasos y medio de éste para alcanzar las recomendaciones de la FDA.

En cualquier caso, le interesará saber que aparte de la misma soja, tambien hay otros alimentos que son fuente de fitoestrógenos (aunque en menor cantidad): es el caso de los cereales y sus derivados, así como las legumbres. Por lo tanto incorpórelos a su dieta.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s