Los diabéticos se resisten a hacer ejercicio

Una encuesta en los Estados Unidos mostró que el 40% de los pacientes con diabetes tipo II hacen caso omiso al consejo médico para hacer actividad física
. A los haraganes, los expertos recomiendan otras opciones

Malas noticias cuando se trata de diabetes y ejercicio: la mayoría de los pacientes con diabetes Tipo 2 o en riesgo de ella aparentemente ignoran la recomendación de sus médicos para mantenerse activos.

Menos del 40% hacen ejercicio, según revela un nuevo estudio, y cuanto mayor sea el peligro en el que se encuentren los pacientes, menor será la probabilidad de que sean activos.

Eso ocurre pese a un estudio previo que halló que cerca de tres de cada cuatro diabéticos informaron que sus médicos les habían aconsejado ejercitarse. Los pacientes que recibieron las más severas advertencias para mantenerse activos fueron los menos propensos a hacer caso, de acuerdo con la investigación dada a conocer el viernes.

“La gente debería ejercitarse más, esa historia ya es conocida”, expresó la doctora Elaine Morrato, quien llevó a cabo ambos estudios.

“Lo que estamos diciendo es, ‘He aquí una población con un riesgo elevado que puede beneficiarse de la práctica de algún ejercicio, y es aún menos propensa a ejercitarse”‘.

Sin ejercicio, pacientes con diabetes Tipo 2 enfrentan complicaciones que van desde daño a las terminales nerviosas hasta alta presión arterial.

Morrato, profesora adjunta en la Universidad de Denver en Colorado y doctora en salud pública y epidemiología, dijo que los investigadores evaluaron los resultados de más de 22.000 pacientes para el nuevo estudio.

Los resultados del estudio aparecen en la edición de febrero de la revista Diabetes Care de la Asociación contra la Diabetes de Estados Unidos.

Los Centros Federales para el Control y Prevención de Enfermedades estiman que más de 20 millones de estadounidenses tienen diabetes, cerca de 90% de ellos tienen diabetes Tipo 2, la cual está vinculada con obesidad.

El doctor Larry Deeb, presidente de medicina y ciencia en la Asociación contra la Diabetes de Estados Unidos, dijo que para cuando los pacientes tienen de diabetes Tipo 2 o están en riesgo de padecerla, la suerte está en su contra.

Puede que ya sufran de problemas de movilidad como resultado de la obesidad o desórdenes circulatorios y padecimientos en los pies que les dificulten ejercitarse.

“Debemos ser cuidadosos de no culpar a las víctimas”, expresó. “No es lo mismo ser incapaz que no estar dispuesto”.

Aun para los individuos con mayores discapacidades, hay esperanza, expresó el autor y experto en acondicionamiento físico Charlotte Hayes, pero los profesionales de la salud deben hacer más. Hayes, quien escribió “The I Hate to Exercise Book For People With Diabetes” (“El libro de odio el ejercicio para la gente con diabetes”) dijo que es muy distinto sólo decir a pacientes que se ejerciten y decirles cómo.

Cada paso del ejercicio es importante, dijo. Para los que puedan caminar, algunos pasos al día ayudan. Para los que no puedan, hay alternativas. “Podemos tomar el enfoque de pequeños pasos”, expresó.

La Asociación contra la Diabetes de Estados Unidos recomienda que las personas realicen al menos 30 minutos al día de ejercicio aeróbico
, tal como una vigorosa caminata, cinco veces por semana.

Pero la asociación también dice que para los que no puedan, actividades diarias tales como jardinería o caminar al trabajo suelen ser beneficiosas.

Morrato dijo que no sabe la respuesta, sólo que los resultados de su estudio son decepcionantes.

“Es difícil sentirse optimista sobre abordar las epidemias gemelas de obesidad y diabetes sin obtener éxito en incrementar la actividad física en la población (que las padece)”, su estudio concluye. “Los resultados de este estudio proporcionan información muy pesimista”.

Deeb, quien se especializa en pediatría, dijo que la siguiente generación tendrá un mejor comienzo. A los niños, dijo, se les enseña nutrición y los beneficios del ejercicio.

Ahora, familias, gobiernos locales y juntas escolares necesitan hacer algo, mientras que los médicos necesitan dar continuidad (a los estudios) y averiguar si los pacientes en riesgo saben donde conseguir ayuda.

“Cuando preguntas a una familia lo que están haciendo, la respuesta tiene que ver con el tiempo. Saben lo que es bueno para sus familias, pero ambos padres trabajan, y algunas veces, en el rato que tienen para comer lo único que les da tiempo de ordenar es comida rápida”, expresó.

“Tienen que entender que su salud depende de ello”. “No nos daremos por vencidos”, dijo. “No podemos darnos por vencidos”.

XXXLimagen
 Los diabéticos se resisten a hacer ejercicio

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s