La tomadura de pelo de los alimentos funcionales – 3

XXXLimagen* Proactiv de Flora

Ingrediente funcional: 2,2% de péptidos lácteos.

Lo que anuncia la publicidad del envase:
“Ayuda a combatir la tensión arterial”.

Los yogures y las leches fermentadas suelen utilizarse como vehículo de adición de ingredientes funcionales. Y es lo que está haciendo Flora con el lanzamiento al mercado de un nuevo producto enriquecido en péptidos lácteos, que no son otra cosa que trozos de proteínas lácteas procedentes de las caseinas de la leche. Según estudios publicados parece ser que estas sustancias tienen capacidad para inhibir la enzima convertidora de la angiotensina de modo similar a los fármacos IECA empleados para tratar la hipertensión.

Según anuncia el fabricante, para conseguir el efecto deseado es preciso tomar una botellita de 100 ml al día, así como practicar una dieta variada y equilibrada que incluya frutas y verduras, además de reducir el consumo de sal. Los efectos se observan, siempre según el fabricante, al cabo de dos semanas de ingesta del producto. Por cierto, en el envase se indica que se trata de un producto diseñado únicamente para personas que tienen la tensión alta, y que deberán pedir consejo al médico.

Conclusión: Los estudios demuestran un efecto reductor de la tensión arterial de hasta 7 mm Hg de tensión sistólica y de 4 mm Hg para la tensión diastólica. Eso sí, tal y como anuncia su etiquetado, su ingesta debe acompañarse de una dieta variada y equilibrada que incluya frutas y verduras, y que tenga un bajo aporte de sal.
subir

XXXLimagen * Vitalínea con Saciactiv de Danone

Ingrediente funcional: saciactiv, que es una mezcla de proteínas de leche, proteínas de soja y fibra. La cantidad de fibra es de 2,6 g por envase, mientras que la cantidad de proteína es de 8,1 g por envase.

Lo que anuncia la publicidad del envase: “Ayuda a calmar el apetito; mientras la mezcla de proteínas tiene un efecto saciante, la fibra prolonga esa sensación de plenitud”.

Desde hace tiempo los lácteos y más concretamente los yogures han servido como vía principal para el desarrollo de nuevos alimentos funcionales. En este caso Danone ha hecho lo propio añadiendo saciactiv, una mezcla de proteínas y fibra, a una gama de productos desnatados. ¿Su objetivo? Un productos lácteo que quite el hambre entre comidas, aprovechando para ello los efectos de la fibra y las proteínas. En concreto, la fibra aumenta la sensación de saciedad y juega un importante papel en la regulación del tracto intestinal.

Conclusión: El escaso aporte de fibra y proteínas de saciactiv es insuficiente para crear una sensación de saciedad. Si esta sensación se produce es por la propia ingesta del yogur, no por el ingrediente funcional. Por lo tanto, en el caso de que busque saciar su hambre con un yogur, hágalo con un normal, le saldrá más barato.
subir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s