Greenpeace a favor de la energia nuclear

En una entrevista al diario brasileño Folha de Sao Paulo, el fundador de Greenpeace, Patrick Moore , ha defendido el uso pacífico de la energía nuclear. En su opinión, si se combina con fuentes de energía renovables, se garantizaría el abastecimiento energético.

Moore ha reconocido que en los 70, los ecologistas “cometimos el error de enfocarnos en las armas y en las guerras nucleares, y el error de incluir la energía nuclear como parte del proceso destructivo”. Moore ha criticado a algunos ecologistas por vivir con la mentalidad de la Guerra Fría, y ha señalado la importancia de la combinación de energía nuclear con energías renovables como única fórmula para reducir el consumo de combustibles fósiles.

Para disipar las dudas, el fundador de la organización ecologista más conocida del planeta afirma que “se debe distinguir el uso pacífico del uso militar de lo nuclear”, y no se mostró muy convencido de que sea “matemáticamente posible demostrar que energías como la solar y la eólica puedan reducir el uso de combustibles fósiles por sí solas en gran medida”.

El ecologista se ha referido a otras formas alternativas de hidrocarburos, como el uso de los biocombustibles o incluso la biomasa. Sin embargo, ha subrayado la importancia de saber alcanzar el equilibrio, “para no transformar el país entero [Brasil] en una fábrica de azúcar y alcohol”. Moore se refería así a un problema pocas veces mencionado, que consiste en que, a base de fabricar etanol a partir de maíz y biodiésel a partir de la soja, “como hace EEUU”, se está retirando comida de la industria alimenticia.

En la entrevista, centrada en la situación de Brasil, Moore destacó el potencial de Brasil para convertirse en un líder mundial en materia de biocombustibles, pero insistió en “el desarrollo a escala comercial de la producción a partir de los desechos de la caña, para no depender de un inmenso cañaveral”.

Es posible que más de uno le busque una explicación maliciosa a la postura de Moore. En la organización que fundó no piensan igual que él. En España, Greenpeace felicita al Ejecutivo por sus reiterados anuncios de que reducirá el uso de la energía nuclear en el país, a pesar de las dudas sobre su viabilidad que el tema está planteando. Además, la organización apoyó fuertemente el cierre de la central de Zorita, a mediados del año 2006.

Y la organización no cesa en su empeño. En su página web, Greenpeace afirma que “los hechos han demostrado insistentemente que la energía nuclear es uno de los errores tecnológicos, medioambientales, económicos y sociales más graves de nuestro tiempo”. Para apoyar estas afirmaciones recuerda crisis como las de Chernobil o Harrisburg, y menciona, entre otros, la gestión de los residuos, el “fracaso económico” de las centrales, y su “íntima relación con los usos militares”.

En España, la organización ecologista Greenpeace también ha dado que hablar en las últimas horas, y sobre una de las compañías que están atrayendo más la atención de los mercados: Iberdrola. Activistas de la organización se subieron, y han permanecido varios días, en lo alto de la chimenea de una central térmica de carbón perteneciente a la eléctrica vasca. Los activistas pedían su cierre y reprochaban a Ignacio Sánchez Galán, presidente de la firma, que se refiriera (en la rueda de prensa previa a la Junta de Accionistas) al gran volumen de emisiones de la industria eléctrica española, pero se negase a cerrar la menor de sus centrales térmicas de carbón.

XXXLimagen Energía Diario

separador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s