Los gimnasios en la empresa

La competitividad y el acelerado ritmo de trabajo son factores que inciden directamente en la calidad de vida de los trabajadores. Para mejorar esta situación, algunas empresas han adoptado la práctica diaria de gimnasia laboral, combinada con medidas ergonómicas.

El trabajo en cadena reduce la movilidad a una serie de actos mecánicos reflejos. Las tareas de oficina suponen pasar un buen número de horas sentado frente a una pantalla de ordenador. Ambos ejemplos, entre otras muchas situaciones, suelen conllevar esfuerzos físicos y sobrecargas mentales que pueden acabar desembocando en hipertensiones arteriales, infartos, gastritis, lesiones por esfuerzos repetitivos u otras dolencias relacionadas con el trabajo.

Para mejorar la calidad de vida laboral, algunas empresas han instaurado la práctica de la gimnasia laboral , que plantea utilizar el denominado “descanso activo” para la práctica de actividad física en el trabajo.

Al comienzo de la jornada, se produce cierta falta de coordinación entre los ritmos de la actividad del organismo para ajustarse al sistema nervioso central. Se requiere entonces un período de adaptación variable, en función de la complejidad de la tarea a realizar.

Existen dos tipos de gimnasia, la de “micro pausa”, con sesiones muy cortas y de baja intensidad, a base de ejercicios se pueden realizar en el mismo lugar de trabajo y en diferentes momentos, tanto al inicio de la jornada, como en aquellos momentos en los que por la fatiga acumulada el rendimiento laboral comienza a disminuir o bien al concluir el trabajo.

Por otra parte está la gimnasia “de pausa”, cuyas sesiones son más largas y de intensidad más elevada y que puede realizarse durante los períodos de descanso o también en casa.

En esencia, la gimnasia laboral se fundamenta en la idea de que el reposo no es la mejor forma de descanso y busca conseguir que los trabajadores alcancen un acondicionamiento adecuado a su tarea. Se trata de trabajar los músculos que menos participación tienen en el desarrollo de la jornada para, de esta forma, acelerar la recuperación de los que son fundamentales en el trabajo.

Dentro del colectivo laboral y en función de la tarea que se desarrolla pueden encontrarse tres grupos. Los trabajadores que ejecutan tareas con cargas pesadas deben cuidar especialmente la espalda y en concreto la zona lumbar, para aliviar y descongestionar la carga muscular. Conviene realizar estiramientos de columna y trabajar la parte superior del tronco y el cuello. Si se trata de un trabajo manual la atención debe centrarse también en la articulación de los codos, mediante la realización de flexiones. Otro grupo corresp0nde a los trabajadores que permanecen de pie y de manera estática la mayor parte del tiempo.

Finalmente se encuentran las personas que permanecen sentadas la mayor parte de su jornada laboral. En estos casos se tiende a padecer problemas circulatorios, los músculos se contraen especialmente los del cuello y suelen aparecer dolores de espalda y rigidez, ya que el tronco tiende a flexionarse hacia delante. Además, las articulaciones inferiores apenas realizan movimiento. Por lo tanto, hay que realizar ejercicios dinámicos que aporten más flujo sanguíneo a los músculos.

Existe un buen número de ejercicios de “micro pausa” destinados a quienes pasan el día sentados frente a una mesa como sentarse derecho, agarrar con fuerza el asiento con ambas manos y estirar el tronco hacia arriba.

– Otro consiste en colocar ambas manos sobre la mesa y con los brazos flexionados, elevar primero un hombro y luego el otro varias veces. Luego se repite el ejercicio con ambos hombros a la vez.

– Sin moverse del asiento y manteniendo el tronco recto, se colocan las manos a los lados del asiento sujetando éste y se inclina el tronco hacia delante. Al mismo tiempo, se mantienen las piernas rectas y se intenta levantar el cuerpo del asiento unos centímetros.

– Para la espalda, sin levantarse del asiento, se colocan las manos sobre la mesa y se flexiona el tronco hacia delante, a la vez que se arquea redondeando la espalda. A continuación, se endereza la espalda totalmente. También sentado y con las manos sobre la mesa se realiza el movimiento de llevar los hombros hacia delante y hacia atrás en varias ocasiones.

– Para las articulaciones inferiores un fácil ejercicio consiste en extender una pierna hacia delante mientras se flexiona el pie hacia arriba todo lo que se pueda. Después se realiza el movimiento contrario, flexionando la misma extremidad hacia atrás, estirando el pie todo lo que se pueda. Este movimiento se repite con ambas piernas varias veces.

– Otra opción es sentarse en el extremo del asiento inclinándose hacia atrás a la vez que se mantienen las piernas rectas. Se cruza un pie sobre el otro, manteniéndose en contacto con el suelo.

XXXLimagen Consejos de salud en repsolypf.com

separador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s