La geofagia, o comer tierra

Se calcula que entre un 10% y un 30% de los niños menores de seis años consumen tierra. Esta conducta se debe a una alteración del apetito denominada geofagia, que también se presenta en personas con retraso mental y mujeres embarazadas, y cuyas causas son aún un enigma para los investigadores.

 El gusto por consumir sustancias no comestibles parece estar relacionado con la falta de determinados minerales en el organismo, aunque todavía no se ha llegado a una razón científica demostrada. Además de tierra, se conocen personas con necesidad de ingerir o chupar otros materiales como la tiza, la arcilla, el hielo o el plomo, cuyas consecuencias, en casos extremos, pueden llevar al envenenamiento

Las primeras prácticas de geofagia parecen localizarse en los Andes Centrales en se desarrolló o quizás evolucionó en conjunto con la práctica del pastoreo de camélidos.

Los minerales que los camélidos silvestres lamían (así como lo hicieron posteriormente sus congéneres domesticados) son ricos en filosilicatos hidratados (esmécticas, caolinitas, cloritos e illitas), que son precisamente aquellas tierras comestibles de mayor importancia: p’asa o ch’aqo.

Estas tierras alivian los problemas gastrointestinales relacionados con las fitotoxinas (glicoalcaloides, taninos, entre otros) encontradas en todas las plantas domesticadas más importantes de la sierra (como la solanina en las papas, saponina en la quinoa, lunatina en frijoles, etc.). Igualmente proveen de complementos minerales esenciales.

Asimismo, es muy probable que durante este período inicial se haya llevado a cabo el descubrimiento, desarrollo e integración de las diferentes propiedades medicinales de otras tierras comestibles. Aún hoy en día, en algunos lugares remotos donde regularmente transitan caravanas de camélidos a lo largo de rutas de intercambio (como en Susques en el noroeste de Argentina o en Lipez en Bolivia), encontramos referencias sobre la obtención de estas tierras a través de la explotación de fuentes minerales o por intercambio a cargo de los arrieros de llamas. Estas tierras tienen tanta importancia que los arrieros las cambian por otros alimentos que tengan un peso igual al de la tierra a intercambiar.

Pero no es una costumbre desaparecida, en absoluto, hay proveedores comerciales  en el mercado de Oruro y tambotros cinco  vendedores ubicados a lo largo de la famosa Calle Linares en La Paz.

2 Respuestas a “La geofagia, o comer tierra

  1. tengo un familiar que come mucha tierra es una señora de 42 años pero come excesivamente muy ansiosa que puedo hacer para evitar q continue comiendo y asi evitat q se enferme porfa vor necesito una respuesta urgente

  2. Hola quiero contarles que conoci a una persona que comia tierra,talcos,polvos,rubor sombras de la cara lo hizo quiza por unos diez años y ahora tiene porblemas para concentrase,y tambien le cuesta mucho recordar muchas cosas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s