El origen de la pasta de dientes

XXXLimagenLa primera pasta dentífrica fue creada por médicos egipcios hace 4.000 años. Muy abrasiva y dotada de un intenso sabor, se fabricaba con piedra pómez pulverizada, sal, pimienta, agua, uñas de buey, mirra y cáscara de huevo.
Con este popurrí realizaban el llamado clister, o lavado dental.

La cultura grecorromana recogió el hábito del enjuague, aunque los griegos y romanos, mucho menos escrupulosos, se lavaban los dientes con orina humana. La aparición del tubo fue en 1896, cuando Colgate vendió en EEUU la primera pasta en tubo flexible.

Las técnicas para conseguir que la pasta de dientes presente rayas coloreadas varían según los fabricantes.

Uno de los métodos consiste en rellenar el tubo de pasta dentífrica blanca y colocar -paralelas a las paredes del mismo- cuatro tiras de crema dentífrica de color. Al presionar el tubo, la pasta blanca y la de color salen juntas, pero sin mezclarse.

Otro de los sistemas más utilizados precisa de un inyector-mezclador. junto al tapón, y a lo largo de un centímetro, el tubo se encuentra repleto de crema dentífrica de color. Desde la abertura hacia el interior del tubo sale un estrecho cilindro que atraviesa la pasta de color. Éste lleva cuatro minúsculos orificios, colocados lateralmente. Cuando se aprieta el tubo, por el orificio central sale la pasta blanca, y a través de los orificios laterales se vierte la pasta coloreada.

La marca pionera en emplear esta técnica fue Signal, en 1961.

XXXLimagen El origen de la pasta de dientes

separador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s