Los insectos sirven de cirujanos.

Se ha anunciado, con gran repercusión en los medios, que la larvaterapia se aplica ahora en el Hospital General Dr. Manuel Gea González de la Ciudad de México. Es el único lugar de este país donde se está aplicando.Judith Dominguez, profesora adjunta de Cirugía Dermatológica del hospital, explicó que hay pacientes que llevan sufriendo años una úlcera de piel y que requieren esta terapia, que acelera las cicatrizaciones, y que puede ser la única solución definitiva.

El pionero en México de la aplicación de esta medicina alternativa es el dermatólogo José Contreras. Según se dice, se aventura con estudiantes de medicina en los basureros de la capital mexicana para cazar los insectos protagonistas de la curación, aunque lo acusan de que en realidad éste es un método para generar publicidad.

La doctora Domínguez considera que México es el único país en América Latina que está impulsando la larvaterapia en el circuito médico.

Las moscas se encierran junto a un recipiente de agua, azúcar y un trozo de hígado recubierto con una malla, donde el animal deposita los huevos. Éstos se esterilizan en el laboratorio y se preparan en las condiciones necesarias para que las larvas nazcan, lo que incluye recipientes con gel y sangre de ternera. Las larvas son colocadas en las heridas cuando miden un milímetro de longitud y allí comienzan a comer el material muerto. Cuando alcanzan cierto tamaño, unos diez milímetros, se cambian por otras, o si la herida ya está bien se da por cumplido su cometido.

La médica se lamenta de que en el sistema de salud mexicano no haya presupuesto suficiente para dar impulso a la larvaterapia, técnica de la que, según comentó, se benefician cada vez mayor número de pacientes. Si hubiera un apoyo del gobierno para una clínica pública de heridas sería sensacional, sostuvo. Señaló que la energía de José Contreras, quien llegó a criar las larvas en su casa, es determinante para llevar a buen puerto la terapia, que el hospital aplica desde hace dos años y medio pero con una producción limitada.

Según Domínguez, Estados Unidos comenzó a usar las larvas de mosca para curaciones en la década de 1930, aunque luego se inclinó por el uso de antibióticos, y hace unos años volvió a recurrir a ellas gracias al doctor Ronald Sherman. Contreras se comunicó con este especialista estadounidense, con quien intercambia ideas para mejorar la técnica.

Juan Carlos Vincent explicó en qué consiste la larvaterapia, a través de una rueda de prensa en la sede de la Fundación Ríos de Agua Viva. Las larvas de estas moscas son criadas por el grupo de investigadores del Instituto de Higiene Izquieta Pérez de Guayaquil, Ecuador, donde colabora el doctor Vincent

XXXLimagenHospital Manuel Gea González

separador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s