La “zona crepuscular” y el cambio climatico

XXXLimagen Un extenso estudio ha aportado datos reveladores sobre la zona de penumbra de los océanos, la que algunos llaman “zona crepuscular”, donde misteriosos procesos afectan a la capacidad oceánica de absorber y almacenar el dióxido de carbono que se acumula en nuestra atmósfera.

Los resultados de dos expediciones internacionales de investigación al océano Pacífico muestran que el dióxido de carbono, capturado por las plantas marinas que realizan fotosíntesis en la iluminada capa superficial oceánica, no se hunde siempre hasta el fondo, donde es almacenado de un modo que impide, al menos en condiciones normales, su regreso a la atmósfera como un gas de efecto invernadero. En lugar de esto, el carbono, transportado a las profundidades en partículas que se sumergen, a menudo es consumido por animales y bacterias, y reciclado en la zona crepuscular (a una profundidad de entre 100 y 1.000 metros), y nunca alcanza zonas más hondas del mar.

Empleando nuevas tecnologías, los investigadores han encontrado que sólo el 20 por ciento del total de carbono en la superficie del océano atravesó la zona crepuscular en áreas cercanas a Hawai, mientras que el 50 por ciento lo hizo en el Pacífico noroeste en áreas cercanas a Japón.

La zona crepuscular actúa como un portal, permitiendo el hundimiento de más partículas en algunas regiones, y menos en otras, complicando de ese modo las posibilidades de los científicos de predecir el rol del mar en la regulación del impacto de los gases de efecto invernadero. Esto también añade una nueva complicación para los planes de mitigar el cambio climático fertilizando los océanos con hierro para promover la proliferación de plantas marinas que realizan fotosíntesis y lograr así que transfieran más dióxido de carbono del aire al océano profundo.

Ken Buesseler, biogeoquímico en el Instituto Oceanográfico de Woods Hole, es el autor principal de este estudio.

El estudio deriva del largo análisis de datos recogidos por dos expediciones oceánicas. Más de 40 biólogos, químicos, físicos oceanógrafos, e ingenieros, de 14 instituciones y 7 países, participaron en los dos viajes para investigar cómo mueren y se hunden las plantas marinas, o cómo son ingeridas por animales y convertidas en pelotitas fecales que luego se hunden.

Todas esas partículas en hundimiento, a menudo llamadas “nieve marina”, constituyen una fuente de alimento para los organismos que moran a una profundidad aún mayor, incluyendo las bacterias que descomponen estas partículas.

Aunque muchos estudios han analizado la superficie del océano, muy poca investigación se ha realizado sobre el ciclo del carbono por debajo de esta región superficial. El equipo ha examinado diversos procesos para abrir una nueva y eficaz ventana hacia la zona crepuscular de los mares, tan difícil de explorar.

XXXLimagenLa “zona crepuscular” oceanica tiene un importante papel en el cambio climatico

separador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s