Piniños

Tras el voraz incendio del año pasado que pareció arrasar con todo el verde gallego, descubro emocionado que sobre el suelo negruzco y calcinado , tras el fuego los pinos – quemados y ya muertos – soltaron una capa de espiñada protectora, cuyas aciculas se amontonaron en el suelo formando la capa protectora que impidió el arrastre de la tierra con las lluvias próximas

A este colchón protector siguió la lluvia fertilizadora de las piñas, que con el calor se abrieron y soltaron sobre el suelo ya fértil por la ceniza, una multitud de semillas que germinaron en un suelo abonado

De nuevo volvió a nacer el helecho que forma auténticos paraguas protectores contra la lluvia a un metro de altura donde rompen las gotas al llover y la tierra paso con la primavera del negro ceniza al verde fento

Los pinitos, se apresuraron a nacer como un semillero rodeando a los padres pino, muertos de pie

Un año después la sombra de los pinos quemados protege el crecimiento apresurado de los alevines pino y el monte agradecido a la lluvia recupera su verdor

Aun queda esperanza !!

(dentro de 40 años estaremos igual que el año pasado en Julio )

separador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s