Importancia de los prebioticos, probioticos, y los simbioticos

Su correcta utilizacion alimentaria puede mejorar la salud sin utilizar medicaciones

XXXLimagen Cada vez existe una mayor aceptación en el hecho de que la microflora colónica juega un papel importante en el mantenimiento de la salud del huésped. Un factor que contribuye a ello, consiste en mantener a la microflora dentro de un estado de equilibrio.

Una microflora recomendable, deberá estar compuesta predominantemente por bacterias benéficas sobre las dañinas. Estas están representadas por las bifidobacterias y los lactobacilos, a las que se les atribuyen varias funciones promotoras de la salud, tales que una producción de ácidos grasos de cadena corta (que acidifican la composición del intestino), un efecto inmunoestimulante e inhibitorio del crecimiento de bacterias patógenas.

Por otra parte, se sabe que la dieta puede influir en la microflora de 2 maneras posibles:

– 1. Probióticos : mediante la inclusión de microorganismos viables, los cuales debido a una resistencia a ser digeridos alcanzan el colon y se implantan en forma temporal, crecen y se vuelven metabólicamente activos

– 2. Prebióticos : al incluir substratos no digeribles que resisten una digestión y alimentan al colon estimulando el crecimiento y metabolismo de las bacterias residentes.

Se ha ya demostrado de manera “in vivo e in vitro”, que los fructooligosacáridos no digeribles actúan como prebióticos efectivos modificando significativamente la composición de la microflora intestinal.

El hecho de que un consumo de éstos ingredientes alimenticios influyan positivamente en la salud del huésped, se comprueba con datos experimentales que muestran un aumento en la absorción de cationes, una mejoría en el perfil de lípidos, ciertos efectos asociados a la fibra dietética y un valor energético bajo.

Comparados a los probióticos, los prebióticos presentan ventajas distintas tales como una estimulación in situ del crecimiento de ciertas bacterias residentes (endógenas y comensales), una activación del metabolismo bacteriano y sus propios efectos fisiológicos, como propiedades similares a las de las fibras dietéticas.

XXXLimagenUna estrategia que pudiera ser alentada en el futuro, consiste en llevar a cabo una combinación tanto de los probióticos como de los prebióticos como simbióticos que pueden ser definidos como: una mezcla de probióticos y prebióticos que afecta al huésped de manera benéfica, al mejorar la supervivencia e implantación de suplementos dietéticos microbianos vivientes dentro del tracto gastrointestinal, y mediante la estimulación selectiva del crecimiento y activación del metabolismo de uno o un número limitado de bacterias promotoras de la salud y en consecuencia del bienestar del huésped.

Dicha estrategia pudiera ofrecer finalmente los siguientes beneficios nutricionales: una mejoría en la sobrevivencia de las bacterias vivas en productos alimenticios, con una extensión en la vida de anaquel; un aumento en el número de bacterias ingeridas que alcanzan el colon en forma viable; estimulación en el colon de un crecimiento e implantación de bacterias tanto exógenas como endógenas; una activación del metabolismo de éstas bacterias (es importante hacer énfasis en el hecho de que solo las bacterias metabólicamente activas pueden promover un estado de salud).

XXXLimagenMás allá de los beneficios nutricionales, los probióticos, prebióticos y posiblemente también los simbióticos; presentan aplicaciones farmacéuticas importantes. De hecho, un aumento en los niveles de bacterias que crecen en el intestino humano, ha sido relacionado como un agente causal o como factores que mantienen no solo un estado de enfermedad en el colon sino también de desórdenes sistémicos.

Estas patologías intestinales incluyen una colitis asociada a antibióticos, enfermedades inflamatorias del intestino como una colitis ulcerativa y la enfermedad de Crohn, cáncer colorectal, enterocolitis necrotizante e ileocecitis; los desórdenes sistémicos incluyen una septicemia, pancreatitis y el síndrome de falla múltiple de órganos.

El sobrecrecimiento de bacterias patógenas como clostridia y E. coli, al igual que la implantación de parásitos, infecciones virales, lesiones por quemaduras graves, el estrés postoperativo y la terapia con antibióticos; representan los factores principales característicos de la etiología de estas enfermedades, que a menudo son asociadas con una translocación bacteriana debido a una falla en la barrera intestinal.

Entre los alimentos prebioticos, los fructooligosacáridos como la oligofructosa y la inulina, son ingredientes naturales que ofrecen evidencias experimentales convincentes en favor de una promoción de efectos benéficos a la salud.

Estos fructooligosacáridos pertenecen pués, a la clase de los prebióticos y debido a una fuerte actividad bifidogénica; pueden ser combinados con bifidobacterias para producir un simbíotico. Aunado a sus propiedades nutricionales, pueden presentar ventajas tecnológicas, ya que contribuyen a mejorar la palatibilidad de los alimentos. Más aún, la inulina puede ser preparada como crema substituta de grasas en productos como los helados, las margarinas y los quesos para untar.

Los prebióticos, probióticos y simbióticos en general, junto con la oligofructosa y la inulina en particular; presentan pues propiedades promotoras de salud de los ingredientes alimenticios funcionales.

XXXLimagenNutrar.com

separador

Una respuesta a “Importancia de los prebioticos, probioticos, y los simbioticos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s