Las ‘deportivas’ baratas tambien son validas para andar

En un artículo de María Elena Navas en BBC Ciencia, comenta que no hace falta comprar zapatos deportivos caros para proteger los pies, afirma un estudio científico. De hecho, no son sólo un gasto inútil sino a largo plazo hasta podrían terminar dañándolo.

Esas son las conclusiones de un estudio llevado durante cinco años por científicos de la Universidad Dundee en Escocia.

Los resultados muestran que las zapatillas baratas y las de precio moderado, son tan buenas o hasta mejores que las caras, en términos del impacto de amortiguamiento y comodidad general.

“Me sorprenden estos resultados” dijo el doctor Rodrigo López, Presidente de la Sociedad Colombiana de Cirugía Ortopédica y Traumatología. “Porque uno conoce que la industria invierte gran cantidad de dinero en hacer investigación seria”.

“Pero también podríamos pensar que el zapato barato -como sucede en muchos paises- es una copia de lo que ha hecho la industria de nombre”, señala el médico.

Y agrega que “el zapato barato tiene acceso ahora a la tecnología del caucho que antes era muy costosa y hoy es de uso corriente”.

Sin diferencias

Correr produce considerables ondas de choque en los huesos del pie, que se propagan a otros huesos del cuerpo. Según los autores, que publican sus resultados en la Revista Británica de Medicina Deportiva, la fuerza del impacto aumenta con la velocidad y la distancia que se corra. Es por eso que los corredores son propensos a dolor de rodilla, fracturas por estrés (lesiones en los huesos que se producen por el uso prolongado), desgarre muscular y osteoartritis.

Se cree entonces que el tipo de acondicionamiento en la suela del zapato para correr puede evitar estos daños, y que los zapatos más caros tienden a ser los más efectivos. Pero tal como señalan los autores, “descubrimos que ni la presión ni la comodidad están relacionados con el costo de los zapatos deportivos”.

La investigación comparó nueve pares de zapatos deportivos de tres marcas diferentes, en tres rangos distintos de precio. Ninguno de los 43 corredores participantes conocía el costo de los zapatos que le tocó usar.

Los factores que se estudiaron fueron la presión plantar, que es la fuerza producida por el impacto de la suela al chocar con el piso, y la comodidad general del zapato. La presión plantar se midió en ocho áreas distintas de la suela utilizando un aparato especial -llamado pedar- colocado en el zapato.

Según el estudio los distintos modelos se desempeñaron de diversa forma en cada una las áreas del zapato. Y en general no se encontraron diferencias significativas entre los zapatos, cualquiera que fuera su marca o su precio. Pero según los investigadores, la presión plantar fue menor en los zapatos de precio bajo y moderado.

También se pidió a los corredores que calificaran la comodidad de los zapatos, desde “lo menos cómodo” a “lo más cómodos que se puede imaginar”, utilizando una escala de clasificación convalidada. Los científicos encontraron que los índices de clasificación variaron considerablemente, pero no hubo diferencias obvias entre los zapatos. Y el precio no demostró ser un indicador de la comodidad de la zapatilla.

Lo necesario

El mercado mundial de zapatos deportivos de marca es una industria multimillonaria. Tan sólo en el Reino Unido se calcula que la gente gasta anualmente unos US$6.000 millones en zapatos deportivos.

Todo parece indicar que ni las cámaras internas de aire, ni las micro burbujas ni los amortiguadores o almohadones especializados con que cuentan las sofisticadas zapatillas deportivas de hoy en día, tienen algún efecto en la presión del pie del usuario. Los autores de la investigación afirman que “la percepción del consumidor parece ser que si pagas más obtendrás un mejor resultado”. Añadieron: “Pero nuestro estudio ha demostrado que ese no es el caso”.

Tal como señala el especialista colombiano, el doctor Rodrigo López, “uno no recomienda una marca específica pero sí características del calzado”. Pero dejó claro: “Lo que uno recomienda a las personas es que trate de utilizar zapatos que en el talón tenga una anchura de 7,5 cm. y de altura en el lado del talón de 2,5 cm.”.

“Eso hace que el peso se distribuya en una superficie más amplia y por lo tanto el impacto sea repartido y no sea absorbido por el cuerpo”, afirma el experto

XXXLimagen Caminar más: Los baratos también sirven:

separador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s