El método ortoglicémico para control permanente del peso

El nombre del método viene de las palabras
Orto = derecho, sano;
Glicémia = azúcar (glucosa) en la sangre.

Introducción
En todo el mundo, la plaga de la obesidad aumenta. Sin enbargo, la investigación en el campo de la medicina nutritiva ha abierto nuevas fronteras para prevenir y tratar el sobrepeso, la obesidad, asi como todos los riesgos para la salud a ellos asociados.

La comida no es únicamente fuente de calorias – grasas, proteinas y hidratos de carbono – y vitaminas y minerales. Además, la comida tiene importantísimos efectos en los niveles hormonales que rigen funcionamiento de nuestro organismo. Los recientes descubimientos científicos han puesto de manifesto una relación entre la obesidad y las hormonas. Mediante la dieta ortoglicémica podemos restablecer el equilibrio hormonal, cumpliendo así nuestro deseo de controlar el peso y vivir más y mejor.

El método ortoglicémico desarrollado por el dr. Tolonen, es la llave de un control del peso éxitoso, seguro y sano. Es un hallazgo revolucionario, ya que esto sencillo procedimiento le ayudará a controlar sus niveles de glicemia, así como las hormonas vinculados con el sobrepeso, la obesidad, la resistencia a la insulina, el sindrome metabólico, la diabetes y el riesgo de las enfermedades cardiacas.

El secreto es el equilibrio hormonal
Hay varias hormonas que regulan el apetito y la acumulación de grasa. Una de estas hormonas recientemente descubiertos es la adiponectina, secretada por el tejido adiposo. La adiponectina circula en la sangre y actúa en el cerebro para reducir el peso corporal incrementando la tasa metabólica. Una persona obesa tiene carencia de adiponectina.

Estudios realizados desde su descubrimiento han demostrado que la adiponectina tiene relaciones muy interesantes con la obesidad, la diabetes y la patologia cardiovasvular. Altos niveles de adiponectina en la sangre se asocian con bajas lecturas de factores de riesgo mayores cardiovasculares, tales como la tension arterial y el colesterol LDL, y con altos niveles de HDL – el colesterol bueno – que elimina la grasa de las arterias. Parece que la adiponectina mejora la sensitividad de la insulina e incrementa el metabolismo lipídico, de manera de que pueda proteger contra la aterosclerosis. Según investicaciones de la Harvard School of Public Health (Estados Unidos), los niveles bajos de adiponectina se relacionan con el riesgo de infarto de miocardio.

La dieta actúa directamente sobre la producción de adiponectina en tejido adiposo. Una dieta ortoglicémica incrementan los niveles de esta hormona; por el contrario, una dieta rica en azúcares refinados disminuye su concentración. Para una persona obesa la adiponectina es esencial, ya que controla los niveles de glucosa e insulina en sangre teniendo también una acción antidiabética.

Además, una dieta ortoglicémica, y el suplemento Diet Control, previenenlos efectos perjudiciales de otras hormonas, tales como la leptina (la hormona del hambre) y del cortisol (hormona del estrés), disminuyendo así la resistencia a la insulina (prediabetes) y el síndrome metabólico (obesidad, hiperglicemia e hipertensión arterial).

Los ingedientes del suplemento Diet Control – especialmente el E-EPA – producen en el organismo eicosanoides “buenos”, entre ellos prostaglandinas de serie E3 (PGE3) que son antiinflamatorias. Tener en cuenta esto es muy importante, puesto que la obesidad es una condición inflamatória crónica que se manifesta en marcadores biológicos en la sangre (por ej. eicosanoides “malos”, la proteina C reactiva (PCR) y el TNF-). Las enfermedades cardiovasculares, la apoplejía y la diabetes están asociadas con una inflamación subclinica.

El cromo orgánico (trinicotinato), presente en tanto Kilo-Stop como Diet Control, es un sensitizador de la insulina que previene resisténcia a la insulina (prediabetes). El E-EPA también es un sensitizador de la insulina. Padecer diabetes parece elevar un 65% el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

¿Cómo y qué debe comer?
La dieta ortoglicémica es la medicina más poderosa contra el sobrepeso y la inflamación crónica. Haga las tres comidas principales, más un almuerzo y una merienda (por ejemplo una fruta, un sándwich o un yogur natural). Deberian evitarse alimentos de absorción glicémica rapida (dulces, patatas, pan blanco y bebidas refrescantes con azúcar, etc.) por ser sumamente perjudiciales. Es conveniente comer cantidad de fruta y verduras frescas, por su alto contenido en fibra.

De esta forma nunca sentirá hambre y perderá peso lentamente, sin riesgo. Esta pérdida de peso ,en general, podria ser de medio a un kilo semanal, evitándose el efecto sube-baja, también llamado efecto yo-yo.

Índice glicémico y carga glicémica
Aces no se entiende en los ambientes médicos que las calorias de varias fuentes alimenticias – grasas, proteinas, hidratos de carbono – no tienen el mismo efecto respecto a la insulina y a otras hormonas relacionadas con el sobrepeso y la diabetes. Si la reducción del exceso de lípidos de la dieta es en sí importante, cuando se la conjuga con un aumento de la cantidad de carbohidratos, la estrategia consistirá en mejorar la calidad de esos carbohidratos.

Los carbohidratos deberían clasificarse en buenos (de digestión lenta) y malos (de ingestión rapida). Los conceptos del índice glicémico y carga glicémica tendrian que ser tomados en cuenta para el control ortoglicémico de la dieta y del peso. Una alimentación con baja carga glicémica puede prevenir enfermedades crónicas tal como la diabetes, las patologias cardiovasculares y el cáncer.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s