La limpieza en los hoteles: amenazas secretas

Si bien todo parece prolijo y reluciente, un simple análisis puede demostrar que tu habitación de hotel no está tan limpia como crees…

Un informe de la cadena de TV de Estados Unidos ABC, efectuado el año pasado en 20 habitaciones de distintos hoteles —incluyendo algunos resorts muy costosos—, demostró la presencia de orina o semen en las paredes, pisos, y colchas en casi todas éstas, cuando se las escudriñó bajo una luz ultravioleta (sí, al estilo de series de televisión como CSI… ¿o creías que era solo ficción?

¿Asqueroso? Definitivamente. No obstante, son aquellas cosas aún más difíciles de encontrar las que pueden ocasionarnos problemas de salud. Por ejemplo, gérmenes de la gripe, bacterias, y piojos.

Los expertos aseguran que, de todas formas, las habitaciones de los hoteles no son tan peligrosas para nuestra salud. Desde luego, puedes considerar que la presencia de estos elementos no deseados es una legítima enfermedad.

El personal de limpieza de los hoteles suele limpiar, pasar la aspiradora y desinfectar a diario.

Asimismo, las sábanas y las toallas son removidas y reemplazadas cada mañana. Sin embargo, la mayor parte de los hoteles efectúan limpiezas a fondo en un promedio de cuatro veces al año, al menos que las manchas y la suciedad sean perceptibles a simple vista.

Por supuesto, esta política de limpieza depara muchas sorpresas para nosotros, los usuarios.

¿Quién estuvo antes de ti en esa habitación?

Si la persona que ocupó tu habitación antes que tú estaba enferma, posiblemente hayan quedado gérmenes que pueden hacerte enfermar.

Estos gérmenes —como puede ser el rinovirus, culpable de gran parte de los resfríos que padecemos— pueden sobrevivir en superficies duras durante todo un día, y pueden pasar con facilidad del control remoto a tus dedos.

A partir de allí, no será un largo camino llegar a tu nariz, boca, y ojos, sobre todo si eres un niño.

Por su parte, las cabezas infectadas con piojos pueden dejar algunos rezagados en la habitación, y éstos estarán siempre deseosos de encontrar nuevos y cálidos huéspedes.

Las chinches, que fueran erradicadas de muchos países alguna vez, están volviendo a aparecer en las habitaciones de hotel.

Ellas pueden esconderse grietas y hendiduras de cabeceras, tablones del suelo, alfombras, marcos de pinturas, y muebles tanto en moteles baratos como en suites ostentosas.

Los ácaros del polvo, generadores de episodios de asma, se reproducen tan rápido que el servicio de lavandería y aspiración del hotel no puede hacer demasiado para proteger a los visitantes alérgicos de ellos.

Por su parte, la bacteria responsable de las infecciones en el tracto urinario suele ocultarse en los caños que impulsan el agua caliente en los hidromasajes del hotel.

En consecuencia, cabe preguntarnos: ¿Cómo mantenernos saludables cuando estamos lejos de casa?

La importancia de la limpieza en los hoteles

· Toallas desinfectantes

Lleva tus propias toallas desinfectantes y úsalas sobre cualquier superficie con la que tú y tu familia estén en contacto permanente.

Puede ser el teléfono, el control remoto, los controladores de las luces, los grifos del agua, etcétera.

· Lavado de manos

La mejor defensa contra los virus y los gérmenes es el lavado de manos regular. Agua y jabón.

Lávate las manos cada vez que te acuerdes de hacerlo o que sospeches que tus manos pueden estar sucias.

· Elimina las bacterias de tu piel

Utiliza un gel antiséptico de manos. Esto es lo que utilizan las enfermeras en los hospitales y en los consultorios médicos para eliminar las bacterias de su piel.

Muchos maestros de escuela, en la actualidad, obligan a los chicos a llevar una botella de antiséptico para limpiarse las manos antes de almorzar. Simplemente asegúrate de que el gel antiséptico contenga, al menos, un 60% de alcohol.

· Remueve las colchas o cubrecamas

Las colchas o cubrecamas son los escondites típicos de los virus. Asimismo, son contenedores ideales para los piojos.

No entres en pánico aún. Mientras las sábanas sean cambiadas a diario y la habitación esté bien aspirada, estos bichos no andarán dando vueltas por todas partes.

Siempre existe la posibilidad, en cualquier caso, de que algunos rezagados estén escondidos en artículos que no son limpiados para cada nuevo huésped.

Finalmente, tampoco andes jugueteando mucho con las almohadas del hotel que, al igual que los cubrecamas, no son lavadas con tanta frecuencia como las sábanas.

Si sientes comezón, revisa tu cabeza inmediatamente. La detección temprana de los piojos es la clave para prevenir un brote de proporciones.

· Comprueba la ausencia de chinches

Es un error muy frecuente creer que las chinches se esconden sólo en las camas.

Antes de reservar una habitación, visita Web sites como http://www.bedbugregistry.com o http://www.traveladvisor.com para conocer las alertas en hoteles (o las opiniones de otros clientes anteriores de ese hotel).

Una vez que estés allí, inspecciona la cama, prestando especial atención a las costuras del colchón, buscando insectos y su sangre —pequeños puntos rojos— y excrementos —pequeños puntos marrones—. Busca manchas de color óxido en las sábanas y en los cubrecamas.

¿Aún no estás los suficientemente impresionado? Una luz poderosa te ayudará a encontrar a estos bichos escurridizos, los que, cuando son alimentados con la sangre de los huéspedes del hotel, pueden crecer hasta adquirir el tamaño de una semilla de manzana.

Acaros, hidroamsaje… ¿algo más de qué preocuparte?

· Ropa blanca

Los viajeros con sensibilidad a los ácaros del polvo deberán “desvestir” sus camas de sábanas y almohadas, y usar cobertores de almohadas a prueba de polvo traídos desde casa. Si esto no es posible, deberán pedir ropa blanca y toallas recientemente lavadas.

Recuerda: a menos que seas alérgico a estas alimañas, no es frecuente que hayan más ácaros del polvo en la habitación del hotel que en tu casa.

De hecho, posiblemente hayan menos. Ten en cuenta que difícilmente en una casa se pase tanto la aspiradora como en una habitación de hotel.

· Aléjate del hidromasaje

Las tinas de hidromasaje o jacuzzis pueden ser tan divertidas para chicos como para adultos, aunque los caños de agua caliente que alimentan los chorros suelen ocasionar sarpullidos, infecciones en el tracto urinario o neumonía, según un estudio reciente realizado por la Universidad de Texas.

Lo recomendable es usar siempre una tina común —sin hidromasaje— y fregarla con una toallita desinfectante. Presta especial atención al desagüe, donde se junta la mayor cantidad de bacterias.

Evita siempre, dentro de lo posible, el uso de los hidromasajes ya que pocas veces reciben la limpieza profunda que necesitan. La ducha simple —como la que tomas todos los días antes de ir al trabajo o a la cama— es tu mejor opción.

XXXLimagenLa limpieza en los hoteles: amenazas secretas

separador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s